Reflexología podal

Es una terapia basada en la existencia de zonas reflejas en los pies que representan a todos los órganos y partes del cuerpo, los cuales pueden tratarse a distancia mediante la simple presión o el masaje de estos puntos.

Esta técnica permite actuar sobre un síntoma determinado, aliviar dolor, regular la función de un órgano enfermo, mejorar la circulación corporal, favorecer la eliminación de desechos y las toxinas, y estimular la energía del organismo a fin de evitar nuevos desequilibrios.

Constituye una verdadera práctica holística de salud, a la vez preventiva, fuente de bienestar y de relajación. No pretende sustituir a los tratamientos médicos alopáticos, pero los complementa eficazmente, al intensificar su acción y favorecer una recuperación más rápida del estado general, por ejemplo, en periodos de convalecencia o postoperatorios.

Consiste en la estimulación de puntos sobre los pies, mediante masaje en las zonas reflejas que representa a los distintos órganos del cuerpo. A través de esta estimulación se consigue: calmar dolor muscular y articular, de cabeza, insomnio, desórdenes de la piel, alteraciones del aparato digestivo, problemas respiratorios, desarreglos hormonales, infecciones urinarias, síndrome premenstrual, menopausia y falta de energía, ayuda a la fertilidad, alivia los síntomas del embarazo y ayuda durante el parto. Recomendado para cualquier tipo de dolencia, sintoma o enfermedad, pues ayuda al organismo a desarrollar y activar su sistema de defensa.

  • Da vigor y levanta el ánimo
  • Calma y relaja profundamente
  • Mejora los trastornos motores (problemas vertebrales, articulares, reumáticos, degenerativos, traumatismos y lesiones...)
  • Mejora las deficiencias circulatorias (varices, piernas cansadas)
  • Mejora el sueño y las digestiones
  • Ayuda en los problemas hormonales (menopausia, esterilidad, problemas menstruales...)
  • Ayuda en las insuficiencias respiratorias y alergias (asma, bronquitis, catarros...)
  • Estimula los órganos y sistemas del cuerpo, ayudando al propio proceso sanador del cuerpo.
  • Desintoxica, eliminando del cuerpo los productos residuales y las toxinas.