Basado en varias técnicas como la técnica metamórfica, la reflexología podal, o las flores de Bach, que tienen influencia y relación con los aspectos mentales, emocionales y físicos del individuo. De manera que ayudemos al niño a liberar la tensión mental y emocional, lo que induce a la relajación física. Los padres aprenderán como ayudar a sus hijos de forma natural con las enfermedades más comunes: cólicos del lactante, diarreas, vómitos, dentición, resfriados, miedos nocturnos...

Contenidos: bebés de 0-1 año, de 1-3 años, de 3-5

Flores de Bach: veremos las esencias florales desde la perspectiva del niño.

Masaje infantil: puede realizarse desde bebes, y aplicándolo solo en los pies o formando parte del masaje diario, por ejemplo después del baño. Resulta un apoyo muy favorable en niños hiperactivos, o muy nerviosos y en problemas como trastornos del sueño. En todos los casos favorece la comunicación afectiva.

1-Ayuda a regular y reforzar las funciones respiratoria, circulatoria y gastrointestinal. A través de la estimulación, se puede controlar las incomodidades producidas por los cólicos, gases y estreñimiento, y las molestias por la salida de los primeros dientes.

2- Ayuda al bebé a relajarse y lo alivia del estrés, de los bloqueos, que produce encontrarse diariamente con cosas nuevas. 

3- Ayuda a intensificar la comunicación afectiva entre el bebé y las personas de su entorno, facilitando la comunicación no verbal.

4- Ayuda a estimular el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso. 

5- Ayuda a aumentar la auto-estima de tu bebé.

6- Ayuda a que el bebé tenga un sueño tranquilo y profundo. 

7- Ayuda a aumentar el contacto afectivo del bebé con sus padres a través del toque, la mirada, de la piel, de la sonrisa, sonidos, abrazos, caricias, olor, y de los estímulos. El masaje transforma el bebé en un bebé saludable en todos los aspectos.

Embarazo: procura relajación y bienestar físico a la madre, como preventivo de la tensión y el estrés prenatal.

Destinados a: todos los padres (o futuros padres) con hijos entre 0 y 15 años.