El Dr. Edward Bach, en su libro LIBÉRESE USTED MISMO, nos dice:

 "La verdadera curación y el nombre de la enfermedad no tienen ninguna relación. La enfermedad del cuerpo, en sí misma, no es otra cosa que el resultado de la desarmonía entre el alma y la mente. Representan soló un síntoma de la verdadera causa y, dado que la misma causa se manifestará de forma diferente en casi cada uno de nosotros, debemos intentar apartar la causa, las consecuencias posteriores, cualesquiera éstas sean, desaparecerán automáticamente."

Si realmente es nuestro estado emocional y nuestro pensamiento es lo que nos enferma, luego lo que realmente importa a la hora de sanarnos no es nuestro estado o condición física si no nuestro estado mental.

Cualquier enfermedad por grave que sea se curará restaurando la felicidad y la armonía en nuestras vidas. Con frecuencia soló necesitaremos alguna modificación en nuestro estilo de vida, trabajando alguna muestra de intolerancia hacia alguna persona, alguna obsesión, miedo o duda, sentimiento exagerado de responsabilidad, o cualquier otro estado de ánimo que nos dificulte o nuble el estado de gracia del que todos podríamos disfrutar.

Y para ello disponemos hoy en día del maravilloso y creativo sistema de sanación, del legado de Edward Bach, 38 esencias florales para 38 estados de ánimo en desequilibrio. Sus 38 remedios nos ayudan a recuperar esa armonía perdida, esas ganas de vivir, de soñar, de crecer... o de ser como niños.

Las esencias florales nos ayudan como consecuencia de reencontrarnos con nosotros mismos y con la armonía de nuestro Alma a recuperar la salud, recuperando nuestra felicidad, compasión, fe, alegría, paz mental, sabiduría, amor...

 

Como resultado de la práctica lograremos, equilibrio, armonía, motivación y una vida más sana.

Con Reiki podemos equilibrar y restaurar la energía de la persona y conseguir el fluir armónico de la energía atascada o deficitaria. En el caso del control de peso, nos ayuda a equilibrar los trastornos psicosomáticos: ansiedad, frustración, depresión... y también permite la desintoxicación energética mental y orgánica. Al armonizarnos nos da la motivación necesaria para el logro de la dieta y una vida más sana como resultado de la práctica.

Aunque un tratamiento completo con Reiki es lo ideal para obtener beneficios en la totalidad de la persona, hay determinadas posiciones que nos permiten tratar síntomas, afecciones o patologías de una manera especifica.

En el caso del sobrepeso, no vamos a realizar sólo una secuencia que nos libere de la ansiedad, sino también a identificar que sentimientos y situaciones nos provocan estos entados y que nos ayude a eliminar todas esas toxinas.

La siguiente secuencia es especifica para tratar el sobrepeso (es posible tratar de igual forma trastornos como la bulimia y la anorexia) podemos realizar esta práctica todos los días, hacerla nos llevará entre 20 ó 30 minutos, nos ayudará a depurar el organismo y a disminuir la ansiedad.

  • Posición 1

Colocamos las manos a ambos lados de la cabeza, como si la estubieramos conténiendola con suavidad.

Efectos: paz y tranquilidad mental. Reduce el estrés y ayuda a aceptarse a uno mismo tal y como es.

  • Posición 2

Colocamos las manos sobre la garganta.

Efectos: actúa sobre la glándula tiroides, reguladora del peso corporal y del equilibrio metabólico. Nos ayuda a captar la importancia de purificarnos reconociendo como nos sentimos y teniendo confianza en comunicar esas emociones con los demás.

  • Posición 3

Colocamos las manos sobre el corazón.

Efectos: nos ayuda en la toma de conciencia de la causa emocional que provoca el trastorno alimenticio. Favorece el auto conocimiento el desarrollo del autocontrol y la fuerza de voluntad. Mejora nuestro desarrollo emocional y potencia la energía que llamamos amor.

  • Posición 4

Colocamos las manos entre el ombligo y el esternón.

Efectos: depuración y desintoxicación tanto de los sentimientos como de las sustancias nocivas para el organismo. Nos ayuda en la aceptación y el respeto por uno mismo.

  • Posición 4

Colocamos una mano sobre la rodilla y la otra por la parte de atrás. Después repetimos en la otra pierna.

Efectos: reactiva la circulación sanguínea de las piernas, favorece el drenaje linfático.

  • Posición 5

Colocamos una mano sobre el empeine y la otra sobre la planta del pie. Después repetimos con el otro pie.

Efectos: nos ayuda a depurar el organismo, ya que en la planta del pie se encuentran centros nerviosos y zonas reflejas que se conectan con todos los órganos vitales.

Se recomienda beber mucha agua, no existe ninguna dieta indicada especialmente indicada por Reiki, ante cualquier duda consultar a un nitricionista.

Efectos inmediatos: relajación profunda, bienestar general, alivio y placidez física y mental.

Efectos a corto plazo: cambios en el estado de ánimo, la ansiedad y la angustia desaparecen poco a poco, revitalización, si estamos a dieta o bajo tratamiento médico estos efectos se potenciarán...

También podemos acudir a un maestro Reiki y recibir un tratamiento por él. 

Reiki no pretende sustituir ningún tratamiento médico.