Cuando recibir un drenaje linfático manual

Recibir un drenaje linfático manual es todo un placer por varios motivos. Es un tratamiento extremadamente relajante, además nos ayuda a eliminar toxinas y a estimular nuestros sistema inmunitario, motivos más que suficientes para que de vez en cuando nos demos uno de estos maravillosos masajes.

El drenaje linfático manual se a empleado a menudo en la medicina natural o terapias alternativas, aunque cada vez más se usa también en hospitales, fundamentalmente en el área de oncología para el tratamiento de linfoedemas, edemas traumáticos o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía. El drenaje linfático manual ofrece muy buenos resultados en el campo de la estética . Estas son algunas de sus indicaciones:

  • Edemas
  • Varices.
  • Acné.
  • Fibromialgia.
  • Celulitis.
  • Piernas cansadas e inchadas.
  • Migrañas.
  • Artrosis.
  • Edema premestrual.
  • Ematomas.
  • Esguinces...

Los beneficios del drenaje linfático manual son múltiples, regula el equilibrio del liquido linfático, mejora la circulación de retorno, depura el organismo, tiene un efecto muy sedante en el organismo, estimula la función renal y el sistema inmunológico.

Para que una sesión de drenaje linfático manual sea efectiva las maniobras del masaje deben de ser muy lentas, repetitivas, orientadas hacia los conductos linfáticos, su duración sera aproximadamente de una hora. Debe crear una sensación agradable y de gran relajación.

No hace falta sentir ninguna molestia de las citadas anteriormente, puesto que es un gran placer y un beneficio en todos los sentidos para nuestro organismo.