Psicomotricidad cuando nos hacemos mayores

La psicomotricidad, desempeña un papel fundamental en el desarrollo armónico de la personalidad. A través de esta se desarrollan distintas formas de intervención psicomotriz, cualquiera que sea la edad, en los ámbitos preventivo, educativo, reeducativo y terapéutico. Estas prácticas psicomotrices han de conducir a la mejora de estados de las personas adultas con problemas o patologías,  ayudar a comunicarse a aquellos que tienen dificultades para relacionarse con los demás y el mundo que les rodea.

La Psicomotricidad con personas mayores, se basa en una visión global de la persona en la que integraremos las interacciones cognitivas, emocionales, simbólicas y sensorio motrices en la capacidad de ser y expresarse en un contexto psicosocial. Es fundamental trabajar la socialización y el sentimiento de pertenencia a un grupo. También se trabaja directamente áreas como el esquema corporal (la percepción del propio cuerpo, con la consiguiente mejora del mismo), la coordinación dinámica general y el equilibrio, el tono y la relajación, el esquema espacial (orientación espacial, interpretación y gestos y los desplazamientos) y el esquema temporal (la noción de la velocidad, de duración y de continuidad) para la mejora de su movilidad mediante la actividad.

Nos ayuda:

  • Trastornos del estado de ánimo (depresión, baja autoestima, ansiedad, estrés...)
  • Déficits sensoriales
  • Trastornos motores y de movilidad (recuperación de hombros)
  • Psicosis
  • Trastornos neurológicos, Alzheimer y otras demencias
  • Parkinson, accidentes cerebro-vasculares
  • Trastornos de origen psicosomático (alergias, eccemas, asma, estrés, alopecias...)

Imparte: Mª Eugenia Calvo, psicóloga  clínica y psicomotricista