Podemos definir la Kinesiología como la técnica de testar a través de los músculos para obtener información de los desequilibrios del cuerpo físico y energético.

La base de su conocimiento se remonta hasta el año 1960 gracias al trabajo del Dr. Goodheart.

La Kinesiología entiende al ser humano como un sistema biológico abierto que experimenta retos que ha de solventar.

Una mala resolución de los retos crea estrés en la memoria de los tejidos, órganos, sistema nervioso, etc., Estas respuestas no funcionales podríamos llamarlas factores de estrés no resueltos. El famoso médico Seylle estudió durante 30 años con animales situaciones de estrés.

La Kinesiología es un método no invasor. Es un método para conseguir información de lo que está pasando dentro del cuerpo. No es solo una medida del estado general, sino una diagnosis de ese cuerpo. Es un método por el que comunicamos con el sanado interno, mediante señales exteriores.

Gracias a ello, podemos averiguar si el problema es de origen estructural, bioquímico, emocional, geopático, por terrenos heredados o adquiridos, por cicatrices tóxicas, por una víscera, por un diente neurológico o si simplemente esté causado por un Wiplass (bloqueo vertebral de origen traumático o emocional).