También conocida como técnica de la trasformación o terapia prenatal, proporciona una excelente base para el conocimiento, una autentica herramienta para quienes sienten interés por adentrarse en su práctica y sus principios. Reconoce a la persona como una unidad viviente integrada y que todos contamos con la capacidad de curar nuestras propias dolencias.

Durante los 9 meses de gestación nos vemos sometidos a la influencia de innumerables factores: la forma de ser de nuestros padres, el entorno cultural y físico en el que viven, la etapa de evolución que el hombre ha alcanzado, o las influencias cósmicas inmateriales. Todos estos factores forman a los patrones de nuestras vidas y quedan establecidos durante dicho periodo.

Se ha descubierto que dicha estructura se ve reflejada en nuestro cuerpo, en particular en ciertas partes  de los pies, manos y cabeza, y que ese período formativo puede ser recuperado a través de esas zonas. El practicante está haciendo el trabajo que el paciente necesita: una trasformación. El objetivo es trabajar con la fuerza vital sin imponer voluntad en dirigirla de modo alguno.

El témino metamorfosis puede parecer inusual en el contexto del crecimiento personal y la curación, pero en el proceso de oruga a mariposa refleja lo que está sucediendo dentro de nosotros en cuanto dejamos atrás nuestros patrones de dificultades psicológicas o físicas y avanzamos hacia nuevas áreas de desarrollo. La metamorfosis es el proceso de cambio que se manifiesta cuando la programación interna entra en funcionamiento y, como resultado, surge una forma de vida diferente. Nosotros contamos con una programación interna que ha quedado establecida en el momento de nuestra concepción y crecemos y desarrollamos según sus pautas.

La técnica metamórfica no se preocupa por los síntomas de sus pacientes ni intenta "curarlos" todo el trabajo lo lleva a cabo la fuerza vital del paciente. El poder actúa sobre el paciente y puede dar lugar a diversas circunstancias que permitan alcanzar un estado de integración o totalidad. 

Se puede recibir otros tratamientos mientras se recibe la técnica metamórfica, no existe ninguna restricción.

Es una práctica simple que se limita a permitir que nuestra propia fuerza vital actúe por sí sola, se mueve hacia una concreción de nuestro potencial como seres humanos. Solo necesitamos tomar conciencia de nuestros patrones y permitir que se manifiesten como son.

Se realiza un suave masaje en los pies, manos y cabeza.

Los efectos que se obtienen al recibir las sesiones de Técnica Metamórfica son:

  • Paz interior.
  • Serenidad y bienestar interior.
  • Trasforma la capacidad de reacción ante las circunstancias.
  • Aumento de la energía vital, alegría y entusiasmo.

La Técnica Metamórfica está indicada para:

  • Estado de depresión, estrés, insomnio.
  • Falta de autoestima, inseguridad, obsesiones.
  • Fibromialgia, cáncer, sida.
  • Accidentes y traumas, parálisis.
  • Síndrome de Down, autismo.
  • Las adiciones de alcohol, tabaco, droga, comida, etc...
  • Ancianos y cuidadores.
  • Niños con problemas escolares, adolescentes y sus familiares.
  • Familiares y educadores de niños con problemas.
  • Embarazadas.
  • Bebés  con problemas de nacimiento u otros.
  • Todas las personas que desean comprender su evolución, elevar su vibración y vivir en armonía.

Es una práctica sencilla que cualquiera puede aprender. No existe ninguna restricción: cualquier persona puede ponerla en práctica sobre otra (es posible ponerla en práctica a un niño con alguna discapacidad mental, y a su vez ese niño puede aplicarla a otros...)