• Libera tensión de cabeza y cuello
  • Relaja y suelta la mandíbula
  • No más dolores de cabeza

El bruxismo es una manifestación física y psicológica del estrés. Desde niños nuestra sociedad y cultura son quienes nos reprimen algunas emociones importantes de ser desarrolladas.

El bruxismo al igual que otras patologías, se manifiesta de manera física, se da a conocer en nuestro cuerpo, provocando desgaste en los dientes, sensibilidad en encías, dolores intensos de cabeza, cuello y otros.

El cuerpo manifiesta su estrés, su tensión frente a una o varias situaciones que le estén afectando, ya sea de forma consciente (presente) o inconsciente (presente o pasado).

El masaje para el bruxismo, trabaja la musculatura facial, craneal y cervical (algunas veces la columna completa y algunos órganos reflejos de las manos y pies) con el fin de liberar la tensión muscular.

Se trabaja en silencio para que el paciente libere realmente las tensiones acumuladas, se asocian dolores del cuerpo con respecto a situaciones que pudieran estar viviendo en el momento o bien en el pasado.

Desde la primera sesión el paciente empieza a notar los efectos del masaje, pero será de la segunda sesión en adelante, cuando el cuerpo comienza a liberar la tensión muscular.

Es importante que el paciente sepa, que debe identificar las situaciones que le han causado o le están causando estrés, ya que se deben tomar las medidas necesarias para resolver de la mejor forma posible, esas situaciones, si no enfrentamos las experiencias que nos causan tanta tensión, el cuerpo seguirá manifestando la tensión que más nos tenga preocupados (en este caso en bruxismo).

Además de las terapia físicas, incorporo al tratamiento la toma de esencias florales de Bach, acompaño al paciente en el proceso que esté viviendo (terapia esencial), y en términos generales juntos encontramos pautas de cómo enfrentar una situación de conflicto, como superar experiencias desde un punto de vista externo, que hacer para sentirse mejor y cumplir con las metas que pudiera tener el paciente para ser cada vez una mejor persona, o bien simplemente dejar de bruxar tanto.

Inicialmente uno habla de 4 a 5 sesiones de masaje para el bruxismo.

El cuerpo por una parte necesita liberar la tensión. Los músculos se relajan mucho y las sensaciones de tensión comienzan a bajar después del primer masaje.

Va a depender realmente de lo que busque un paciente en sus masajes, ya que al disminuir la tensión y luego el identificar situaciones que le estén provocando el estrés y el bruxismo, solo de el dependerán los pasos a seguir…