La parafina es un ingrediente inodoro y sin olor muy usado en tratamientos de estética y médicos en estado líquido, pues su eficacia radica en el calor húmedo que transmite al cuerpo al estar fundida. Se le puede añadir olor para que sea más agradable su uso. El más común es el melocotón. Aun así, los aromas no afectan a los beneficios de la parafina.

Beneficios de la parafina

La parafina está muy indicada para proporcionar una alta hidratación en capas profundas de la piel así como tratar dolores musculares, artrosis, artritis, tendinitis, contracturas, torceduras entre otros. Usada en tratamientos de fisioterapia y en rehabilitación y en el ámbito de la estética para lucir una piel suave y sana, sobre todo en manos y en pies durante la manicura y pedicura. También estimula la circulación sanguínea ya que el calor actúa como vasodilatador aumentando el nivel de flujo de sangre en las venas.

El síndrome del túnel carpiano puede implicar dolor, hormigueo, debilidad o entumecimiento en la muñeca y de manera potencial hacia los dedos y del antebrazo al codo. Está causado por la compresión del nervio mediano, que conecta tu antebrazo y mano, y la posición de las manos y de las muñecas cuando trabajas es el factor que contribuye de manera más frecuente. El tratamiento más común es una combinación de descanso, antiinflamatorios y analgésicos. Algunos pacientes encuentran alivio adicional con baños de contraste, un tipo es el baño de parafina.